Los weros protestando

¿Qué es esto? ¿Otra manifestación del PAN? ¿Una revuelta a las tiendas de diseño? No, es una campaña de marketing.

¿Recuerdan la mariconera del morro de Tepito con una “D&G”? Dolce&Gabbana no lo hizo, seguramente ellos no están ni enterados de la razón por la que todos sabemos que existen, sin embargo, sí son los protagonistas de este ridículo.

Después de haber sido criticados por vestir a Melania Trump, todo un equipo de “creativos” decidió crear el hashtag #boycottdolcegabbana y dejar correr el “Haters gonna hate” a su máxima potencia.

La idea de la manifestación, supone una exhibición de descontento por parte de un grupo. Hasta ahí parece que no están incumpliendo con la definición; pero, llevar a la burla los derechos de reunión implica tristemente desvalorar un acto público tan solicitado por las minorías.

Pero Dolce&Gabbana va más allá y grita ¡boicot! Que no es sino un llamado a romper la relación comercial con una marca inmoral. ¿Qué se puede critica?, ¿vestir a una de las mujeres más odiadas del mundo?, ¿la burla de una acción que ha generado violencia, agresiones y muertes?, ¿interiorizar acciones que generalmente van en contra de ellos? ¿no tener ni tantita madre?

No digo que no compren su marca (eso ya lo hizo Elton John), al contrario si le quieren entrar a la ironía la pueden comprar por 5.500 pesitos nada más.

Otros escándalos de la marca

Esta no es la primera vez que sus seguidores llaman a un boicot. Siempre han sido polémicos y desagradables. Evasores de impuestos del fisco italiano, creadores políticas de propiedad intelectual de sus escaparates, manifestantes activos de la violencia y las referencias sexuales que “poetizan” violaciones en su imagen publicitaria, son solo algunas de las cosas por las que son bien reconocidos.

¿Que son gays y por eso incluyentes y progre? Para nada, incluso desde donde podían tener una voz importante para una comunidad, sus opiniones son tradicionalistas:

“Soy gay, no puedo tener un hijo. Creo que no se puede tener todo en la vida. Y es incluso bonito privarse de algo. La vida tiene un recorrido natural, y hay cosas que no deben ser modificadas. Y una de ellas es la familia” Domenico Dolce

Son europeos y primermundistas, por supuesto que saben de dónde viene su vida privilegiada: ¡del colonialismo chic!

Y claro, son dignos representantes de la mujer transgredida incluso cuando se trata de personajes icónicos que se presumen fuertes e independientes.

Estos diseñadores italianos (que snif snif sufrieron de chiquitos porquepobres), son una muestra tangible de lo que pasa por la cabeza de quienes tienen tanto dinero que ya ni la burla perdonan.