El Chapo en Netflix: la ficción que quisiéramos que fuera

El PRI dirigiendo el narco del país, la DEA haciéndose de la vista gorda, el Chapo escapando a billetazos de cualquier peligro. La historia de Netflix es todo lo que ya sabíamos pero con drama, sexo y una excelente narrativa audiovisual.

Basado en hechos reales (o casi)

Vía Los Ángeles Press

Como su propia introducción sostiene, la serie está basada en la “versiones periodísticas” de ascenso del crimen organizado en México durante los años 90. “Hechos reales” es una categoría medio inalcanzable: no por falta de información sino por falta de aceptación oficial. Para los que hemos seguido de cerca el tratamiento mediático del narco mexicano muchos personajes serán familiares: los Arellano Félix (que por alguna razón no dieron permiso para usar su apellido así que aparecen como los “Avendaño”), Carlos Salinas de Gortari, el Señor de los Cielos, el güero Palma y muchos más.

Cualquier historia necesita personajes, y que mejor que un puñado de jefes de la droga.

¿Exaltación de la narcocultura?

Una de las reacciones que este tipo de productos culturales siempre despierta es su supuesta exaltación de la narco-cultura. Sin embargo ¿Qué fue primero? ¿La crisis humana-política-económica responsable de la aparición del negocio de la droga o los sombreros y narco corridos? La serie de Netflix no muestra a un lord-Chapo todo poderoso, sino a un personaje siempre el filo de la navaja, con complejo de inferioridad y delirios de grandeza.

Ambientación: más 90

via GIPHY

Hemos escrito bastante de la nostalgia por los no 90 que está invadiendo al cine, las series y otras expresiones artísticas. El Chapo de Netflix no podía ser la excepción: Grand Marquis, peinados cagados, chamarras que nos recuerdan una época (parece hace siglos) donde todavía hacía frío; un largo etcétera de referencias a los años 90, punto de expansión del narco. Además, no sólo es eso: es una época que trae recuerdos a toda una generación que creció con las promesas de la abundancia y, como el mismo Chapo, tuvo que enfrentarse a otra realidad luego de las constantes crisis.

Música, música

No, no hay nada de banda. La musicalización es más bien propia de un thriller policiaco de los 90 que de un Kommander. Eso sí, extrañamos a los Tucanes de Tijuana y a los Tigres del Norte pero, ni pedo, Netflix no quería verse tan folclórico.

No es ficción, ¿O sí?

via GIPHY

Quisiéramos que todo fuera una ficción bien hecha. Pero en un país donde el gobierno está acostumbrado a ser criminal y nosotros a ser engañados, ya era hora de que una serie basada en hechos reales (no oficiales), saliera a la luz.

Los spoilers no son necesarios: quien no sepa en que termina la historia de El Chapo Guzmán ha vivido en una cueva por muchos años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *